49
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2 No. 1, Año 2023
ISSN: 2958-1524 DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.130
La presente revisión documental sistemática se enfoca en los efectos biológicos, psicológicos, sociales
y culturales que las migraciones masivas y la violencia sistemática producen en las personas. Se aplicaron
las fases de denición de objetivos, búsqueda de información, análisis y síntesis de la evidencia recolectada;
el criterio de inclusión de los documentos es que fueron publicados del 2004 a la fecha y se analizaron 33
documentos. La pregunta original es qué efectos producen las migraciones masivas y la violencia sistemática
en las personas. Se analizó el enfoque biopsicosocial y cultural en la formación de profesionales, así como
los efectos biopsicosociales y culturales que producen en las personas las migraciones masivas y la violencia
sistemática. Las migraciones masivas producen el síndrome de Ulises o síndrome del inmigrante con estrés
crónico y múltiple, el cual se caracteriza por afectar al eje hipotálamo-hipósis-médula suprarrenal, al sistema
hormonal y al muscular y maniesta una amplia sintomatología. También produce estrés aculturativo, afecta la
dinámica familiar y a los adolescentes y, ocasiona siete tipos de duelos. La violencia sistemática tiene profundas
repercusiones negativas para las personas que la sufren, afecta la identidad, el desarrollo emocional y psicológico
de los niños, se asocia a sensaciones de inecacia, vergüenza, desesperación y conductas autodestructivas.
La violencia colectiva o política, produce la victimización secundaria, instaurar un clima emocional de miedo,
ansiedad, aislamiento, menor conanza institucional y social. Se recomienda a las autoridades, docentes y
departamentos de la Escuela de Ciencias Psicológicas, incluir esta temática en la docencia, servicios e
Resumen
Efectos biopsicosociales de las migraciones masivas y la violencia sistemática
Palabras clave
Migraciones masivas, violencia sistemática, estrés aculturativo, síndrome de Ulises
Biopsychosocial effects of mass migrations and systematic violence
Recibido: 11/09/2023
Aceptado: 02/11/2023
Publicado: 29/11/2023
Francisco José Ureta Morales
Universidad Internacional Iberoamericana UNINI
Estuardo Bauer Luna
Universidad de San Carlos de Guatemala
Pablo Tzoy
Universidad de San Carlos de Guatemala
Carlos Soto
Universidad de San Carlos de Guatemala
Artículo de revisión
ISSN: 2958-1524
50
DOI: hhttps://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.130
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2, No. 1, Año 2023
This systematic documentary review focuses on the biological, psychological, social and cultural effects that
mass migrations and systematic violence produce on people. The phases of dening objectives, searching
for information, analyzing and synthesizing the evidence collected were applied; the inclusion criterion of the
documents is that they were published from 2004 to date and 33 documents were analyzed. The original
question is what effects mass migrations and systematic violence have on people. The biopsychosocial and
cultural approach in the training of professionals was analyzed, as well as the biopsychosocial and cultural
effects that mass migrations and systematic violence produce on people. Mass migrations produce Ulysses
syndrome or immigrant syndrome with chronic and multiple stress, which is characterized by affecting the
hypothalamic-pituitary-adrenal medulla axis, the hormonal and muscular systems and manifests a wide range
of symptoms. It also produces acculturative stress, affects family dynamics and adolescents, and causes
seven types of grief. Systematic violence has profound negative repercussions for the people who suffer it, it
affects the identity, emotional and psychological development of children, and is associated with feelings of
inefciency, shame, despair and self-destructive behavior. Collective or political violence produces secondary
victimization, establishing an emotional climate of fear, anxiety, isolation, and lower institutional and social trust.
It is recommended that the authorities, teachers and departments of the School of Psychological Sciences
include this topic in teaching, services and research.
Keywords
Mass migrations, systematic violence, acculturative stress, Ulysses syndrome
Abstract
51
ISSN: 2958-1524 DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.130
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2 No. 1, Año 2023
Introducción
La salud mental de los guatemaltecos se ve
gravemente afectada por una amplia gama
de problemas sociales, entre los que se
destacan la desnutrición, la inseguridad, el
deterioro económico, la injusticia, la violencia,
el desempleo, la corrupción, la migración, la
impunidad y la pobreza, incluyendo la pobreza
extrema. Dos de los problemas más urgentes
que generan un impacto negativo signicativo
en las personas son las migraciones masivas
y la violencia sistemática. Estas problemáticas
contribuyen de manera signicativa al
deterioro del bienestar psicológico de la
población guatemalteca.
En países como Guatemala, donde existen
vulnerabilidades y riesgos signicativos
en términos de infraestructura, geología y
aspectos sociales, abordar este tema se vuelve
de vital importancia. Los efectos de estos
desafíos suelen tener un impacto negativo
en diversos aspectos de la vida, incluyendo
los ámbitos biológico, psicológico, social y
cultural, sus consecuencias pueden perdurar
en el futuro de las personas. Es imperante
abordar y mitigar estos efectos para garantizar
un desarrollo sostenible y un bienestar integral
en la sociedad guatemalteca.
En relación con las migraciones masivas y
la violencia sistemática, se han llevado a
cabo numerosos estudios que han analizado
en profundidad estas problemáticas. Estos
estudios han revelado que tanto las migraciones
masivas como la violencia sistemática tienen
impactos signicativos en los aspectos
biológicos, psicológicos y sociales. Ante esta
situación se plantea una pregunta general
de investigación documental, ¿cuáles son
los efectos biológicos, psicológicos, sociales
y culturales que producen en las personas
las migraciones masivas y la violencia
sistemática? Como consecuencia se
plantearon las siguientes preguntas derivadas
o especícas para ir respondiendo la general,
¿inuye el enfoque biopsicosocial y cultural
para el entendimiento de la realidad y la
formación de profesionales universitarios?
¿Cómo ocurren las migraciones masivas
y la violencia sistemática en la actualidad?
¿Cuáles son los efectos biopsicosociales y
culturales que tienen en las personas que
migran y sufren violencias sistemáticas?
Esta revisión sistemática presenta y analiza
las evidencias recopiladas, luego se exponen
las conclusiones y recomendaciones
derivadas de los documentos consultados,
proporcionando así una base sólida para
interpretar y abordar estos desafíos de
manera efectiva.
Objetivos
Los objetivos de la presente revisión
sistemática son:
General
Analizar los efectos biológicos, psicológicos,
sociales y culturales que producen en las
personas las migraciones masivas y la
violencia sistemática.
Especícos
1. Describir el enfoque biopsicosocial y
cultural para el entendimiento de la realidad
ISSN: 2958-1524
52
DOI: hhttps://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.130
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2, No. 1, Año 2023
y la formación de profesionales universitarios.
2. Analizar los fenómenos de las migraciones
masivas y la violencia sistemática.
3. Evidenciar los efectos biopsicosociales y
culturales que tienen en las personas.
Metodología
El presente artículo es el resultado de una
investigación documental, especícamente
de una revisión sistemática cualitativa, la
cual consta principalmente de dos elementos
principales, los documentos consultados y
el análisis e interpretación de la información
obtenida. Esta revisión se caracterizó por
tener cuatro fases: formulación de las
preguntas de investigación y criterios para
la inclusión de la literatura especializada,
búsqueda sistemática principalmente en red
por medio de la Red de Revistas Cientícas de
América Latina y el Caribe, España y Portugal
(Redalyc) y Google Académico, análisis y
revisión de la información captada y vaciado
de la información en este artículo. Los criterios
para la inclusión de los documentos fue que
abarcaran del 2004 a la fecha, artículos
cientícos conceptuales, con metodologías
cuantitativa o cualitativa sobre migración y
violencias; para tratar de contextualizarlo a
la región latinoamericana y centroamericana
se incluyeron dos autores argentinos
migrantes y especialistas en la temática
(Grinberg y Grinberg, 1984). Se incluyeron
33 documentos que respondieron a estos
criterios, se aplicó la metodología de análisis
llamada síntesis de la evidencia documental
encontrada, rigurosa y transparente de los
textos encontrados e incluidos (Aguilera,
2014; Codina, 2020; Sobrido y Rumbo-Prieto,
2018 y Red para la Lectoescritura Inicial de
Centroamérica y el Caribe [RedLEI], 2021).
Con esta revisión documental sistemática se
buscó tener sobre el objetivo de investigación
documental planteado “una visión y
comprensión más profunda de un fenómeno
especíco de la realidad, tomando como
base los resultados de otras investigaciones
para consolidar el conocimiento existente e
identicar problemas no resueltos.” (Sobrido
y Rumbo-Prieto, 2018, p. 387).
Desarrollo
A continuación, se presenta el marco teórico
de la investigación documental sobre los
efectos biopsicosociales y culturales de las
migraciones masivas y la violencia sistemática
en las personas. Inmediatamente se analizarán
dichos fenómenos y luego se establecerán sus
principales efectos en las personas, los que
servirán como base para las conclusiones y
recomendaciones de este artículo de revisión.
El enfoque biopsicosocial y cultural
en la formación de profesionales
Durante el siglo XX, los saberes y las prácticas
en torno al cuerpo y la mente humana se
especializaron a través de énfasis en lo
biológico, lo psicológico, lo social y lo cultural,
cada uno entendido de manera casi autónoma
y con pocas posibilidades de encuentro y
convergencia. En estas circunstancias no se
desarrollaba un trabajo interdisciplinario en la
formación de profesionales, ni en los procesos
de atención a las personas. Surgió como
una posibilidad de integración el enfoque
biopsicosocial, acudiendo a la teoría de
sistemas, para intentar integrar orgánicamente
el entendimiento del ser humano y de
los fenómenos de salud y enfermedad
53
ISSN: 2958-1524 DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.130
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2 No. 1, Año 2023
que le suceden. Una consecuencia fue la
necesidad de una formación profesional que
hiciera contrapeso a la orientación técnico-
cientíca, que se imponía como resultado
del neopositivismo predominante en las
universidades y la sociedad en general.
Para tratar de solucionar esta visión
fragmentada del ser humano y la formación
disciplinar, surgieron diversos planes de
estudios que buscan superar la división
general entre disciplinas básicas y clínicas,
esto tuvo gran acogida en los años
cincuenta a raíz de la inuencia del sistema
universitario norteamericano y su perspectiva
exneriana según Eslava en 1996 como
se citó en Rodríguez, (2016). En este
ámbito surgieron las propuestas de autores
como el psiquiatra George Engel, quien
en 1977 publicó un breve pero inuyente
artículo que desaaba el modelo biomédico
al que calica de insuciente, debido a
que no podía dar respuesta a todas las
interrogantes que se suscitan en la atención
de las personas. Propuso que la enfermedad
debía considerarse en tres dimensiones: la
biológica, la psicológica y la social, una idea
que había sido esbozada por otros autores
como el francés Henry Ellenberger (2001) y su
concepción de la medicina de las personas.
Engel argumentaba que la formación de los
profesionales debía entender la salud y la
enfermedad como una construcción social e
individual y propuso una amplia reforma en la
educación médica. Armaba que era necesario
un enfoque biopsicosocial, que, como lo
señala Aranda (2012), pudiera enfrentar los
retos planteados por las patologías mentales,
las enfermedades crónicas, la atención
primaria, la educación médica y la salud
pública, como una propuesta académica
que permitiera entender los problemas de
salud como parte de un todo complejo,
como un campo de acción global y que diera
respuesta a las necesidades y realidades
que imponen los contextos epidemiológicos,
políticos, culturales y sociales de cada región.
El nuevo enfoque se basó en la formulación
de programas que consideraran la dimensión
psicológica, comunitaria, humanística y
ética de la formación de profesionales,
especialmente de la salud incluidos los
psicólogos. La cual también tenía que ser
coherente con la realidad social, económica,
política y tecnológica de los países donde se
aplicara. Todo este enfoque se concretó en la
Universidad El Bosque de Colombia:
El modelo de atención biopsicosocial también
se ha implementado desde la Organización
Panamericana de la Salud (OPS) en centros
comunitarios de rehabilitación, que se
constituyen en una opción para impulsar el
enfoque holístico de la atención integral a
las personas con discapacidad. El modelo
va más allá del enfoque biomédico y aborda
a la persona en forma integral, desde el
reconocimiento de los derechos humanos, la
autonomía, la integración, las capacidades y
los apoyos necesarios para su desarrollo. “…
enfatizando en la interacción de la persona
con discapacidad y el ambiente donde vive,
considerando las determinantes sociales que
inuyen y condicionan la discapacidad.” (OPS,
2011). Este modelo se basa en la atención
primaria en salud, la multisectorialidad,
desconcentración y descentralización de
los servicios de rehabilitación, el trabajo en
De esta manera, el enfoque biopsicosocial y
cultural se convirtió en un rasgo distintivo de la
nueva institución, lo que llevó a que con el tiempo,
este se consolidara como uno de sus principios
transversales. Ahora bien, es importante señalar
que el aanzamiento de esa transversalidad fue
un proceso lleno de tensiones y dicultades.
(Rodríguez, 2016, p. 20).
ISSN: 2958-1524
54
DOI: hhttps://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.130
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2, No. 1, Año 2023
redes humanas, la protección social y la
rehabilitación integral.
Deniciones conceptuales alrededor
de la migración
Para iniciar apropiadamente hay que indicar
qué se entiende por un migrante desde la
denición de un organismo especializado:
Las migraciones son un fenómeno antiguo,
ya que desde siempre las personas han
abandonado sus países buscando mejores
condiciones de vida. En la historia de la
humanidad, pasada y reciente, los problemas
y circunstancias bélicas, económicas,
ideológicas o educativas, han sido algunas
de las causas que la han provocado,
actualmente, las personas emigran sobre todo
por razones laborales y sociales. Al analizar
la situación migratoria en nuestros países, se
puede observar en los últimos cuatro siglos,
que Estados Unidos ha sido un refugio y
un lugar muy especial para el desarrollo de
muchos grupos de inmigrantes. Entre estos
grupos, los latinos no sólo tienen la tasa de
inmigración más alta en estos momentos,
sino que durante los próximos años ellos
constituirán el grupo minoritario más grande
en Estados Unidos según datos del Pew
La Organización Internacional para las
Migraciones (OIM) dene a un migrante
como: Cualquier persona que se desplaza,
o se ha desplazado, a través de una frontera
internacional o dentro de un país, fuera de su
lugar habitual de residencia independientemente
de su situación jurídica, el carácter voluntario o
involuntario del desplazamiento, las causas del
desplazamiento; o la duración de su estancia"
(Armijos et al., 2022, p. 223).
Hispanic Center para el 2009 como se citó en
Orozco, (2013). Los hispanos ya sea solos
o con sus familias, han emigrado a Estados
Unidos desde el siglo XVIII, el movimiento
migratorio más grande comenzó a inicios de
los setenta. De acuerdo con la mayoría de
los historiadores e investigadores, la historia
de la inmigración a Estados Unidos durante
el siglo XX se divide en tres fases, cada una
con características muy distintivas según
Durand y Arias, 2000 y González, coord., en
2000 como se citó en Orozco, (2013). Massey
en 1995 como se citó en Orozco, (2013),
clasica las eras de la migración hacia los
Estados Unidos, indica que la primera etapa
es la era clásica (1901-1930). Estas décadas
estuvieron caracterizadas principalmente por
la inmigración europea. Durante esta etapa,
el porcentaje de inmigrantes europeos fue de
79.6 por ciento, mientras que el de inmigrantes
latinos fue de sólo 16.2 por ciento. La
segunda etapa se denomina “la gran pausa”,
la cual comenzó en 1931 y concluyó en 1970.
Durante este periodo, hubo un cambio muy
importante en el porcentaje de inmigrantes
hacia Estados Unidos. En estas décadas, el
porcentaje de inmigrantes europeos (46.2 por
ciento) fue descendiendo hasta equipararse
con el de los inmigrantes hispanos (43.6 por
ciento). Este incremento en el porcentaje de
inmigrantes latinos tuvo varias causas; sin
embargo, el Programa Bracero es considerado
un factor determinante en este auge. Este
programa comenzó en 1942 y fue el resultado
de negociaciones entre los gobiernos de
México y Estados Unidos, con la nalidad de
contratar obreros mexicanos para trabajar en
granjas y labores del campo, así como en la
construcción de vías de ferrocarril durante
la segunda guerra mundial. No solamente
este programa trajo muchos benecios
económicos a los trabajadores y sus familias,
sino que también les dio la posibilidad de
55
ISSN: 2958-1524 DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.130
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2 No. 1, Año 2023
residir temporal o permanentemente en ese
país. La siguiente cita textual es un poco
extensa, pero se decidió dejarla completa
para no alterar los datos allí incluidos, que
dan una idea más clara de la dimensión de
las migraciones masivas hacia los Estados
Unidos principalmente.
Se estima que desde 1942 hasta 1964, lapso
en el que estuvo vigente este programa, más
de dos millones de mexicanos trabajaron
legalmente en Estados Unidos (Rumbaut,
1994). En la tercera etapa, denominada “el
nuevo régimen”, se presentó la tasa más
grande de inmigración hispana en la historia de
Estados Unidos. Estas décadas, desde 1970
hasta el año 2000, se caracterizaron por altas
concentraciones de latinos en regiones muy
especícas, el número cada vez más creciente
de inmigrantes indocumentados venidos
principalmente de México y Centroamérica, la
incapacidad de integrar al campo laboral a una
cantidad excepcional de nuevos inmigrantes, la
creciente segmentación del mercado laboral,
así como las leyes de inmigración cada vez
más restrictivas, particularmente en contra
de los indocumentados (Massey, 1995); sin
embargo, a pesar de estos y otros muchos
obstáculos y desafíos que los hispanos deben
sortear, la migración hacia Estados Unidos
continúa siendo la mejor opción para ellos y sus
familias. Entre 1971 y 1993, el porcentaje de
inmigrantes alcanzó su índice más alto con un
49.6 por ciento, lo cual representa 25.9 millones
de inmigrantes hispanos. En contraste, el
porcentaje de inmigrantes europeos constituyó
solamente el 13.1 por ciento (U.S. Immigration
and Naturalization Service, 1994). A su vez,
durante los noventa, la población hispana pasó
de 22.4 millones a 35.3 millones (U.S. Census
Bureau, 2001). A este número hay que añadir
la proporción de inmigrantes indocumentados,
la cual muchas veces no es reportada por
el censo ocial. Organizaciones privadas
como el Pew Hispanic Center han estimado
que el porcentaje de inmigrantes latinos
indocumentados que viven en Estados Unidos
se había incrementado un 30 por ciento entre
los años 2000 y 2005. Esto dio como resultado
un estimado de 8.4 millones en el año 2000
(Hoefer, Rytina y Baker, 2012), mientras que
el número de inmigrantes indocumentados
hasta el 2005 sumaba alrededor de once
millones (Passel, 2005). Reuniendo cifras
ociales y otras proporcionadas por este tipo
de organizaciones civiles se estimó que la
población hispana (incluyendo inmigrantes
documentados, indocumentados, así como los
hijos de ambos grupos) en el año 2005 era de
42.7 millones. Tomando las cifras del último
censo realizado en Estados Unidos, al nalizar
el 2012, la población hispana alcanzaría los
53.8 millones (Pew Hispanic Center, 2012).
De acuerdo con este censo, la población
hispana tuvo un incremento de 35.3 millones
en el año 2000 a 50.5 millones en 2010, lo cual
indica que alrededor de una tercera parte del
crecimiento total de la población hispana se dio
durante esta década. Estimaciones basadas
en la trayectoria de la población hispana han
mostrado que al nalizar 2020 el número de
hispanos habrá alcanzado los 60 millones. A su
vez, se espera que en 2050, aproximadamente
el 25 por ciento del total de la población en
Estados Unidos tendrá un origen hispano.
(Orozco, 2013, p. 9-11).
Las migraciones masivas se reeren a
movimientos de población a gran escala
de un lugar a otro, ya sea dentro de un país
o entre países. Estos movimientos pueden
ser impulsados por diversas causas, como
conictos armados, persecuciones políticas,
desastres naturales, falta de oportunidades
económicas y cambios climáticos. En el contexto
ISSN: 2958-1524
56
DOI: hhttps://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.130
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2, No. 1, Año 2023
de Guatemala, uno de los factores principales
que ha provocado migraciones masivas es la
violencia sistemática, incluyendo la violencia
relacionada con el narcotráco y las pandillas.
Se destaca que la migración centroamericana
forzada se debe a una multiplicidad de factores
socioeconómicos y culturales, acompañados
de violencia, lo que hace que el dolor que
sufren quienes migran sea reiterativo. Vázquez
(2019) aboga por evitar la naturalización
del dolor y sufrimiento de los migrantes
maltratados y violentados, reconociéndolos
como un problema latente en lugar de eventos
coyunturales. En relación con las causas de la
migración centroamericana, Vázquez (2019)
arma que "las aspiraciones de obtener mejores
condiciones de vida, acceso a mejor educación
de los hijos, mejores viviendas, salud, entre
otros son factores socioeconómicos subjetivos
que impulsan a las personas a migrar” (p. 27).
También indica que la violencia estructural en
los países que conforman el Triángulo Norte
Centroamericano, compuesto por Guatemala,
Honduras y El Salvador, está estrechamente
vinculada a la migración forzada. Por lo que es
esencial evitar la trivialización del sufrimiento
de los migrantes y no considerarlo como
eventos coyunturales, sino como un problema
persistente y latente.
La crisis migratoria en la región es impulsada
por la economía global y que no se puede
atribuir exclusivamente a las organizaciones
criminales o al gobierno mexicano, la migración
contemporánea desde Centroamérica es
impulsada por la dinámica económica que
previamente estableció el rumbo de estas
vidas, y la migración es una cuestión de
supervivencia más que de libre albedrío
(Henao e Hincapié, 2019). Sobre la violencia
que enfrentan los migrantes durante su tránsito
por México, indicó que:
luego de ser secuestrados por la violencia
organizada, han sido obligados los migrantes,
sobre todo jóvenes, durante varios años a
participar en secuestros, homicidios, extorsión
en sus diversas formas, explotación sexual,
vigilancia (halconaje), labores de limpieza y
cocina en casas de seguridad, robo a cajeros y
automóviles. (Vázquez, 2019, p. 26).
Deniciones conceptuales sobre la
violencia
Ahora se denirá la violencia sistemática, tarea
nada fácil pero una primera denición sería
que la violencia es una violación intencional
de la integridad física de otra persona. La
violencia sistemática se reere a la presencia
constante y generalizada de la violencia en
una sociedad, que a menudo está vinculada
a factores socioeconómicos y políticos.
En Guatemala, la violencia sistemática ha
estado relacionada con conictos armados,
luchas políticas y el crimen organizado. Esto
ha llevado a un clima de inseguridad y miedo,
que puede tener efectos devastadores en la
salud mental de la población. Sin embargo,
hay que considerar que la forma en que