129
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2 No. 1, Año 2023
ISSN: 2958-1524 DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.131
Guatemala, es un país en vías de desarrollo, con características especiales en cuanto a su población, siendo
multicultural, multiétnico y plurilingüe, en donde la atención en salud se torna difícil por las mismas características
culturales, políticas y sociodemográcas y el ámbito de la rehabilitación dirigido a personas con discapacidad
ha sido la inquietud de varios profesionales. En este artículo se revisó la historia de la terapia ocupacional, en
cuanto a la atención y el desarrollo de la carrera, se realizaron consultas en los archivos de la primera escuela
y universidades formadoras de este recurso humano, se brinda información de la apertura de los primeros
centros de atención en rehabilitación con un departamento de Terapia Ocupacional, además, cómo se ha venido
profundizando en nuevos campos en la formación del recurso humano en Terapia Ocupacional, base para la
transformación curricular de la carrera.
Resumen
Historia de la Formación en Materia de la Terapia Ocupacional en Guatemala
Palabras clave
Terapia Ocupacional, Formación, Pensum de estudios, historia
History of Training in Occupational Therapy in Guatemala
Recibido: 10/10/2023
Aceptado: 03/11/2023
Publicado: 29/11/2023
Bertha Melanie Girard Luna de Ramírez
Secretaria de la Asociación Guatemalteca de Terapia Ocupacional de Guatemala
Guatemala is a developing country, with special characteristics in terms of its population, being multicultural,
multiethnic and plurilingual, where health care becomes difcult due to the same cultural, political and
sociodemographic characteristics and the scope of rehabilitation. aimed at people with disabilities has been the
concern of several professionals. In this article, the history of occupational therapy was reviewed, in terms of care
and career development, consultations were made in the archives of the rst school and universities that trained
this human resource, information on the opening of the rst rehabilitation care centers with an Occupational
Therapy department, in addition, how new elds have been delved into in the training of human resources in
Occupational Therapy, the basis for the curricular transformation of the career.
Abstract
Keywords
Occupational Therapy, Training, Curriculum of studies, history
Reseña
ISSN: 2958-1524
130
DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.131
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2, No. 1, Año 2023
Historia de la Formación de Terapeutas
Ocupacionales en Guatemala
Guatemala, por su posición geopolítica,
topografía, variedad cultural y por su situación
socioeconómica, se convierte en un país con
muchos retos en el tema de la atención en
la rehabilitación, cuenta con una población
a nivel nacional, según XII Censo Nacional
de Población y VII de Vivienda de 2018
de 14,901,286 habitantes, un 48.5% de
hombres y un 51.5% de mujeres, con una
tasa de crecimiento de 1.8% y una población
mayor de 65 años de 5.6%. Existen cuatro
culturas denidas, distribuidas en un 56.0%
dentro del grupo Ladino y el resto entre los
grupos poblacionales Maya 41.7%, Garífuna
0.1%, Xinca 1.8%, afrodescendientes 0.2%
y extranjeros 0.2%, cada grupo con sus
características especícas, sus rutinas y
ocupaciones según su cultura, además,
se calcula un millón 400 mil personas con
discapacidad. (INE Guatemala, 2023). El
Banco Mundial (Banco Mundial, 2023), señala
Guatemala como un país con una actividad
económica estable, pero no se ha traducido
en una sólida reducción de la pobreza y la
pobreza extrema, encontrándose en las tazas
más altas de América Latina, con limitadas
oportunidades laborales y productivas,
sumando las situaciones sociales frecuentes,
desastres naturales, efectos de Pandemia
COVID-19 y que la economía depende de la
remesas registrando en un 17.7% del producto
interno bruto del en el 2021. En cuanto a la
atención en salud, el gasto público representó
el 2.48% del PIB en el año 2020 y las
perspectivas del Ministerio de Salud Pública
y Asistencia Social transforma sus estrategias
de atención en Redes Integradas para accesos
a la cobertura universal. (OPS, 2022).
1. Antecedentes
Guatemala, inició la atención a personas con
discapacidad de forma muy rudimentaria, en el
Hospital San Juan de Dios por iniciativa del Dr.
Rafael Santolino, quien entrenó a un enfermero,
el señor Nery Gutiérrez, para aplicar ejercicios
de rehabilitación. (Aguilera, 1979).
Con la revolución del 20 de octubre de 1944,
se dieron condiciones de benecio social,
entre ellas la atención en salud, creando
servicios de acuerdo con las necesidades
de los pacientes inaugurando el Instituto
Guatemalteco de Seguridad Social -IGSS-
. El 15 de diciembre de 1947 se nombró el
personal que atendería el Departamento
de Rehabilitación, entre ellos el jefe del
departamento, Dr. José A. Campo; médico
de sioterapia, Dr. Rafael Santolino; técnico
en prótesis, Sr. Walter Frank; auxiliar de
sioterapia, Sr. Nery Gutiérrez; encargada
de taller de encuadernación, Sra. Victoria
Beltranena, además médico oftalmólogo,
auxiliar de psicotécnia y la secretaria del
departamento (Aguilera, 1984, pág. 2).
Con el personal instalado, se organizaron
los servicios de Dirección, Sección de
131
ISSN: 2958-1524 DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.131
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2 No. 1, Año 2023
administración, Sección de Reeducación
Física y Sección de Readaptación Profesional,
atendiendo casos exclusivamente externos
con lesiones por accidentes, viendo la
rehabilitación como una oportunidad de
reeducación por parte de sioterapia y
la readaptación profesional a través de
la terapia ocupacional en los talleres de
encuadernación.
Debido a la demanda de los servicios en el
ámbito de la ocupación, en 1951 se nombra
en el IGSS a Elena Fonseca Corleto como jefe
en la Sección de Terapia Ocupacional, dos
ayudantes, una persona encargada del taller
de carpintería, dos auxiliares de la rama y un
encargado de telares; la Terapia Ocupacional
estaba enfocada a aprender un ocio, con
oferta únicamente en carpintería y telares.
La Gerencia del IGSS autoriza una serie de
becas para estudiar en el extranjero sobre
temas de la rehabilitación y se nombra al Dr.
Miguel Ángel Aguilera, que, motivado por la
incapacidad de ofrecer algún tratamiento a
las personas con lesión medular, hemiplejía
o con amputaciones decide participar en la
formación como rehabilitador, en 1951 viaja a
Washington, al Hospital Municipal Gallinger,
en New York al Hospital de Bellerve y en otros
espacios más de formación con excelentes
oportunidades de aprendizaje, como el
Hospital Goldwater, Kessler Institute, Hospital
Haverstraw. (Aguilera, 1984, pág. 13)
En 1953 la Organización de Naciones Unidas
otorga al Dr. Miguel Ángel Aguilera una beca
para estudiar organización, administración
y supervisión de servicios de rehabilitación
integral, regresando a Guatemala para
organizar servicios de rehabilitación.
Dentro de la planicación para reformar los
servicios de rehabilitación en el IGSS, se
planteó mejorar las instalaciones, compra
de equipo, reorganizar los servicios y la
preparación técnica del personal, para
conseguir este último propósito se buscaron
becas al extranjero, invitación de expertos
internacionales, programas de intercambio,
adiestramiento en servicio.
Se planteó organizar cuatro servicios
diferentes. Servicios médicos de medicina
física y rehabilitación, donde se incluía la
terapia ocupacional como parte de este
servicio y no únicamente como un taller
de aprendizaje o un espacio recreativo.
Por aparte el servicio de reorientación y
readaptación profesional, en donde se
impartía un adiestramiento en la rama, se les
otorgaba un diploma de haber aprobado el
curso y los devolvían a la vida laboral. Con la
reorganización se ampliaron nuevos talleres,
zapatería y sastrería, siempre atendidos por
artesanos expertos en la materia, primero
como laborterapia y luego como curso de
adiestramiento. (Aguilera, 1984, pág. 16).
El Dr. Miguel Ángel Aguilera Pérez, solicitó
apoyo a la Organización de Naciones
Unidas, para que enviaran a una persona
experta en procesos de rehabilitación y poder
impartir adiestramiento a interesados en el
entrenamiento, llegando a Guatemala el 4
de marzo de 1954, la experta en sioterapia
Saara Sofía Kontio, entrenando a un grupo
de 10 personas para desempeñarse como
sioterapeutas y atender las demandas de la
rehabilitación física.
ISSN: 2958-1524
132
DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.131
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2, No. 1, Año 2023
En 1955, para reforzar el servicio de Terapia
Ocupacional en el IGSS se nombró a la
señora Carmen de Dorigoni como terapeuta
ocupacional aprovechando su experiencia en
centros de rehabilitación en el extranjero, quien
organizó nuevamente el servicio, instruyendo
al personal sobre procedimientos básicos
y los talleres quedan bajo supervisión de la
sección de Terapia ocupacional, de manera
que los talleres posean un n terapéutico,
reorganizando el servicio en sala recreativa,
sala de destreza ligera o de trabajo pesado
y los talleres de reorientación profesional,
siempre la atención de manera empírica.
Atendiendo los cambios que surgieron en el
servicio y la recuperación de los usuarios a
partir del entrenamiento técnico del equipo
de sioterapia, el Dr. Miguel Ángel Aguilera
gestionó ante el Ministerio de Salud Pública
y Asistencia Social, con apoyo del IGSS, la
fundación de la Escuela de Terapia Física
y Ocupacional, en el año 1955, solicitando
ampliar la estancia de la experta en sioterapia.
Thelma Castro en su paso como estudiante
practicante en el área de sioterapia en el Centro
de Recuperación No. 1, Clínica de Poliomielitis
y en el hospital de Rehabilitación del Instituto
Guatemalteco de Seguridad Social –IGSS-,
(Aguilera, 1984, pág. 47), fueron los primeros
centros de rehabilitación en Guatemala y, su
curiosidad por la terapia ocupacional la llevó a
observar el desempeño del servicio en los tres
centros de atención y se cuestionaba sobre la
aplicación de la terapia ocupacional, cuando
en sus clases de sioterapia hablaban de esta
disciplina como complemento de la rehabilitación
del paciente para mejorar la funcionalidad de la
persona, pues en Guatemala no existía esta
especialidad.
La atención en el hospital de Rehabilitación
(Aguilera, 1970) en el servicio de Terapia
Ocupacional antes de 1965, se ofrecía a los
usuarios con personal no calicado, con un
n más de tipo recreativo o de adiestramiento
en un ocio, contaba en la época inicial
para la atención del usuario con las salas
de: actividades generales, comunicación,
actividades de la vida diaria, evaluación,
pequeña carpintería, telares, trabajo manual
y encuadernación y una ocina del médico
rehabilitador y la supervisora de Terapia
Ocupacional, donde se realizaban diversos
trabajos en madera, encuadernación y tejidos
con telares, enfocando la atención en pacientes
con lesiones en el cráneo, columna, traumas y
amputaciones del miembro superior.
La cantidad de pacientes atendidos era
grande (90 pacientes) y solo una terapeuta en
la atención, quien se dedica a la planicación
del tratamiento y atención especialmente
de personas con amputación y lesiones
de nervio periférico del miembro superior,
aproximadamente 30 pacientes de atención
individualizada y el resto solo era guiado
con un programa somero, sin vigilancia de
la terapeuta ocupacional graduada a nivel
técnico, siendo imposible la carga de trabajo
para una sola persona con la especialidad,
apoyada con tres personas conocedoras
de los ocios de encuadernación, telares y
pequeña carpintería.
Al graduarse de sioterapeuta, (Castro,
1962) Thelma Castro hace su trabajo de
graduación sobre la necesidad de la Terapia
Ocupacional en Guatemala y reconoce la
aplicación de esta rama en la rehabilitación de
afecciones neuromusculares, traumatismos,
enfermedades psiquiátricas, tuberculosis,
133
ISSN: 2958-1524 DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.131
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2 No. 1, Año 2023
poliomielitis y geriatría, ampliando la visión
del campo de aplicación.
Atendiendo la necesidad de dar atención
integral al usuario, la sioterapeuta Thelma
Castro de Avendaño motivada por la visita
de la señorita Loland Miller, Directora del
Departamento de Terapia Ocupacional de la
Universidad de Kansas, USA, busca una beca
para estudiar terapia ocupacional en Estados
Unidos, a partir de noviembre de 1963 en el
Instituto Kessler de Rehabilitación de New
Jersey y en el Instituto de Medicina Física
y Rehabilitación de New York, formándose
en nueve meses y regresa a Guatemala
graduada en la especialidad, contratándola
como Jefe de servicio de Terapia Ocupacional
en el Hospital de Rehabilitación del IGSS en
enero de 1965. (Aguilera, 1984, pág. 53).
La Escuela de Fisioterapia después de
10 años de haber iniciado la formación de
sioterapeutas, agrega en su oferta académica
la formación de Terapeutas Ocupacionales y
nombra profesora a la Terapeuta Ocupacional
Thelma Castro de Avendaño. El Dr. Aguilera,
director de la Escuela, para apoyar la
formación en esta rama de la rehabilitación
gestionó con la Dirección del hospital de
Rehabilitación del IGSS y Gobierno Argentino,
la venida a Guatemala en un programa
de intercambio de Terapia Ocupacional
a la Terapeuta Carmen Rosa Carnevale,
llegando a Guatemala el 9 de agosto de
1968, compartiendo sus conocimientos en las
cátedras de Terapia Ocupacional en conjunto
con Thelma Castro, conformando el equipo
docente de la Escuela, siendo las primeras
egresadas María Ada Lissette Aguilera
Arankowsky y María del Carmen Mazariegos
Valdés (Escuela Nacional de Fisioterapia,
1958-2016), llenando los espacios laborales
en los centros de rehabilitación ya existentes.
Los centros que abren sus puertas a la
rehabilitación en Guatemala, trataban
exclusivamente afecciones de orden físico y
Olga Aguilera (Aguilera, 1970) en su trabajo
de graduación, los Departamentos de Terapia
Ocupacional en Guatemala, señala como
objetivos principales de tratamiento de la terapia
ocupacional relacionadas al movimiento,
obtener coordinación, restablecer amplitud,
fortalecimiento muscular, desarrollar destrezas
y resistencia, incrementar independencia
en las actividades de la vida diaria, valorar
la aptitud vocacional, promover estabilidad
psicológica y la adaptación a la incapacidad.
Para los problemas de debilidad muscular y
evitar deformidades propone el uso de equipo
de soporte diseñado para prevención y ayuda.
Como se puede apreciar, los objetivos de
trabajo están centrados en la formación del
Terapia Ocupacional en estas áreas.
Con el pasar de los años y la experiencia
adquirida, se visualiza que la importancia
en cuanto a que el Terapeuta Ocupacional
trabaje en equipo, atendiendo las demandas
físicas y las necesidades de las demandas
psicológicas, sociales y económicas de los
usuarios de los servicios.
En 1968 fue inaugurado el departamento
de Terapia ocupacional del instituto de
rehabilitación y clínica de poliomielitis, centro
del estado, iniciando con el departamento
de manera rudimentaria, en un espacio
provisional con el nombramiento de dos
terapeutas graduadas de medio tiempo,
demostrando los benecios de la terapia
ISSN: 2958-1524
134
DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.131
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2, No. 1, Año 2023
ocupacional en las secuelas de los niños con
poliomielitis, especialmente los afectados del
miembro superior.
El patronato de señoras de este centro
hospitalario, colaboraron con la institución
para dotar al departamento del material
necesario para su buen funcionamiento,
iniciándose en un nuevo local con todo lo
necesario en el año de 1969, siendo un
espacio amplio y ventilado, con equipo para
adaptar sillas, tableros, colchonetas, triciclos,
tocadiscos, férulas, cubiertos adaptables,
diversos materiales para actividad terapéutica
manual, juguetes, libros de pintar, etc.
Era el único centro de rehabilitación infantil,
tratando a los niños con secuelas de
poliomielitis, resultando su recuperación
progresivamente rápida, identicando que
no todos los casos eran de poliomielitis;
apoyando a otros pacientes por colaboración,
debido a que en ese momento era el único
centro que trabajaba de forma técnica,
contando con 3 terapeutas, 39 pacientes, 24
internos y 15 externos, habiendo egresado un
número de 83 pacientes con un porcentaje de
recuperación de 80% (Aguilera, 1970).
En el año 1968 aproximadamente se funda
el departamento de terapia ocupacional
en el área psiquiátrica del IGSS, con
atención en consulta externa e interna.
Cuenta con una terapeuta graduada, de
tiempo completo (6 horas laborales) con
local dispuesto para atender de 10 a 15
pacientes diarios, realizando actividades de
carpintería, telares, macramé, trabajos en
cuero, tallado en madera para los hombres.
Para las mujeres corte y confección, dibujo
y pintura, mosaicos tejidos, bordados,
elaboración de alfombras, arreglos orales y
actividades de recreación de mesa. Como se
puede apreciar, cada vez iban creciendo los
servicios y ampliándose a otras instancias
de atención, por lo que las necesidades de
formación iban creciendo, la modalidad de
trabajo siempre iba enfocada a lo laboral,
buscar una ocupación donde la persona
pudiera obtener benecio y adaptar a la
persona a los talleres disponibles.
En el área psiquiátrica la estancia del paciente
en este servicio es de corta duración, por
lo que se deben de trabajar actividades
de poco tiempo de inversión. El terapeuta
ocupacional estaba trabajando dentro de un
equipo multidisciplinario e informa en junta
técnica el estado del paciente para identicar
su evolución y egreso. Los pacientes dentro
de hospital psiquiátrico en estado agudo no
llegaban a terapia ocupacional, era trasladado
al área de jardín.
En el año de 1962 por el número considerable
de amputaciones y lesiones por la
agricultura, en el departamento de Escuintla
área sur de Guatemala, que es una zona
agrícola, se inauguró en el hospital del IGSS
de Escuintla, el departamento de Terapia
Ocupacional, faltando en ese momento la
gura del Terapeuta ocupacional, dirigiendo
los primeros intentos de la intervención de
manera empírica utilizando la recreación,
enseñanza escolar, pero sin conocimientos
básicos de los objetivos de la terapia
ocupacional.
135
ISSN: 2958-1524 DOI: https://doi.org/10.57247/rgp.v2i1.131
Revista Guatemalteca de Psicología Vol. 2 No. 1, Año 2023
2. Escuela de Ciencias Psicológicas
Universidad de San Carlos de
Guatemala
La Escuela de Terapia Física y Ocupacional
de 1965 hasta 1992 egresó 22 Terapeutas
Ocupacionales, dejando de ofertar esta
carrera, pues en el año de 1976 por
iniciativa del Fisioterapeuta Mario Ricardo
Pellecer Badillo, en La Escuela de Ciencias
Psicológicas, propone la formación de las
Carreras Técnicas paralelas a la formación
del licenciado en Psicología, la primera
que inició su función fue el Profesorado de
Enseñanza Media en Psicología y de ella se
derivaron en la propuesta académico otras
cuatro carreras técnicas que son Terapia de
Lenguaje, Terapia Ocupacional y Recreativa,
Profesorado de Educación Especial y
Orientación Vocacional y Laboral; las que
son aprobadas por el Consejo Superior
Universitario, en el Acta Nueve Ochenta
y Uno (9-81), Punto Sexto, inciso Sesenta
y tres (6.63) del mes de marzo de 1981
(Escuela de Ciencias Psicológicas, 1987).
El concepto que se manejaba de la Terapia
Ocupacional era un tratamiento rehabilitador
prescrito por el médico y llevado a cabo por
un Terapista Ocupacional graduado, utilizando
técnicas activas en el orden físico, psíquico,
social y económico, agrupando las actividades
a realizar en actividades personales de la vida
cotidiana, actividades expresivas y creativas,
actividades intelectuales y docentes, actividades
intelectuales y vocacionales y actividades
recreativas (Jiménez, 1986), siendo un medio
para restaurar el funcionamiento de la persona
en general, funciones especícas, independizar
a una persona con una discapacidad
permanente, como medida proláctica, en
procesos de disfunción psicológica, pero no se
aplicará en procesos agudos, sino cuando la
persona esté en condición de participar en su
propia rehabilitación. (Jiménez S., 1999).
Los fundadores de la carrera eran
provenientes de la Escuela de Terapia
Física y Ocupacional, siendo ellos los
sioterapistas, Mario Pellecer, Juan José
Zaghi y Luis Rodolfo Jiménez y la Terapeuta
ocupacional Miriam Colon, egresada de la
misma escuela, acompañados del Licenciado
en Psicología Raúl Moraga; en el año 1977
se redactaron los programas de las carreras
técnicas y la combinación de la sioterapia
y terapia ocupacional, es un binomio
que justica la formación universitaria
paralela en la rehabilitación (Zaghi, 1986),
a pesar que dentro del equipo había una
terapeuta ocupacional y un psicólogo,
tres de los profesionales fundadores eran
sioterapeutas, la formación se inclinó hacia
el área física, tomando en cuenta contenidos
de terapia ocupacional curativa, diversional,
entrenamiento en actividades de la vida
diaria, aparatos de autoayuda, provisión
de férulas, atención prevocacional y visitas
domiciliarias, impartiendo los cursos de
forma anual, siendo las materias Teoría de
la Terapia Ocupacional I, II y III y Práctica de
Terapia Ocupacional I, II y III.
En la Terapia de la Terapia Ocupacional I
se abordaban temas de Anatomía humana,
evaluación musculoesquelética, concepto
de la terapia ocupacional, análisis de la
actividad, ferulaje, historia clínica y algunos
diagnósticos como parálisis cerebral. En
la práctica al inicio del año se adquirían
experiencias en actividades terapéuticas
manuales, elaborando varios proyectos y
práctica de observación en diferentes centros